Los 3 primeros pasos para iniciar un programa piloto exitoso

Una vez que hayas decidido la idea que quieres probar, puedes empezar a organizar tu programa piloto:
  • Defina claramente sus objetivos

La única razón por la que has optado por probar un nuevo concepto es para hacer que una sección de tu negocio sea más fácil, más eficiente o para aprovechar la ampliación del inventario (de productos o servicios).

Cuando comiences tu prueba piloto, debe tener claras las metas y los objetivos de la nueva tecnología, así como lo que esperas conseguir. Ten presente este objetivo durante todo el proyecto piloto y asegúrate de poder cuantificarlo al final. 

  • Fíjate un plazo

Una vez que hayas decidido los objetivos del proyecto piloto y la forma de cómo lo debes llevar a cabo, tendrás que calcular el tiempo que te llevará completarlo.

Considera cuánto tiempo te llevará incorporar la nueva idea a tu rutina, incluyendo el tiempo de preparación. Tienes la opción de ejecutar tu programa durante 14 días, 30 días o incluso más.

Es fundamental que pruebes la tecnología en la manera en que se utilizará en el mundo real, pero también deja tiempo para que pruebes otros escenarios.

  • Selecciona un grupo de prueba

Si estás probando una nueva tecnología, por ejemplo, querrás un grupo lo suficientemente grande como para recoger suficiente información, pero lo suficientemente pequeño como para que el proceso sea manejable.

Un equipo dentro de una empresa o un pequeño proyecto, idealmente con 10-20 personas, podría ser un lugar adecuado para empezar.

Las personas elegidas para el grupo también deberían ser usuarios habituales de la nueva tecnología.

Si decides aumentar el uso de la tecnología en la empresa, el grupo piloto será un recurso inestimable y podrás ayudar a incorporar a los nuevos empleados cuando la empiecen a emplear.